22 de octubre de 2011

Casi libres

Si nuestros impulsos se redujesen al hambre, a la sed y al deseo, casi seríamos libres; en cambio así nos mueve cualquier soplo de viento, cualquier palabra casual, o la idea que esa palabra pueda transmitir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Datos personales

Mi foto
No puedo vivir sin música, y mucho menos sin reírme mucho cada día. Me encanta hacer el tonto y cometer locuras. Se me da mejor escuchar que hablar. Creo que un beso, un abrazo o una caricia son lo que me hacen ser más fuerte cada día. Que vale la pena sonreír por las cosas más pequeñas e insignificantes, y sin duda alguna hay que cometer errores para aprender de ellos más tarde. Por lo demás soy la chica más normal del mundo.